Compartir

Presidentes Cartes y Temer incluyeron en su agenda la renegociación de Itaipú

En la reciente reunión bilateral que presidieron en Brasilia los presidentes de nuestro país, Horacio Cartes, y del Brasil, Michel Temer, decidieron “agilizar consultas y estudios técnicos con miras a la negociación diplomática bilateral del Tratado de Itaipú”.

Esta no es la primera vez que un representante del actual Gobierno del vecino país manifiesta su intención de “agilizar” e inclusive “adelantar” las negociaciones tendientes a revisar las disposiciones del Anexo C (bases financieras y de prestación de servicios de electricidad de Itaipú), visto el vencimiento del plazo de 50 años, tal como lo establece el numeral VI de este documento.

En rigor, el plazo de referencia caduca el 13 de agosto del 2023, día en que el Tratado, muy cuestionado en nuestro país, especialmente por técnicos independientes del sector Energía, cumplirá 50 años de vigencia.

Grupo Binacional de Trabajo
En la reunión de Brasilia, los presidentes determinaron igualmente que en octubre de este año se realice la primera reunión del Grupo Binacional de Trabajo, en cuya agenda figura el alcance y las modalidades de las futuras tareas de este Grupo de Trabajo , que según explicaron busca, mejorar la transparencia contable de Itaipú Binacional.

La prensa brasileña sostiene que los países socios en Itaipú, sin pérdida de tiempo, deben incorporar en su temario sobre la Binacional, los niveles salariales de directores y consejeros de Itaipú, a los que consideran escandalosos, e inclusive contrarios a los postulados de sobriedad que predica el Gobierno de Michel Temer. En nuestro país, al menos en los partidos políticos de oposición, así como en el sector Energía, el torrente de cuestionamientos de estos salarios de primer mundo, comenzó mucho antes.

Perspectiva paraguaya
En el encuentro de Brasilia pudo escucharse también ciertas frases, muy conocidas en nuestro país, que no reflejan la verdadera situación paraguaya en la asimétrica relación que caracteriza a Itaipú.

En efecto, los presidentes destacaron que Itaipú constituye “un paradigma mundial de iniciativa bilateral exitosa de producción de energía limpia y renovable” y que en ese sentido celebraron los sucesivos récords, que ratifican el éxito de la gestión conjunta de Paraguay y Brasil.

La verdad, desde la perspectiva paraguaya, en más de 30 años de generación de la usina binacional, nuestro país sólo pudo aprovechar alrededor del 7% de su generación acumulada y que la “compensación por cesión” de energía que recibe de Brasil, aún con los ajustes del 2009/2011 no alcanza los US$ 10/MWh.

En el 2023 se cumple el plazo para la revisión del Anexo C del Tratado de Itaipú. Ese año el saldo deudor de la Entidad Binacional debe caer a cero, hecho que reducirá su tarifa alrededor del 60% si se la compara con la actual.

Con una tarifa baja, nuestro país debe tender, principalmente, hacia el consumo masivo de su energía eléctrica de Itaipú, toda vez que los futuros gobiernos apliquen la política que corresponda a las circunstancias.

Ante tan extraordinario desafío, nuestro país debe comenzar a prepararse para negociar con el Brasil y, de esta manera, evitar la reiteración de los errores cometidos en la negociación con Argentina sobre Yacyretá, en la que perdimos la brillante oportunidad de recuperar, por ejemplo, la plena disponibilidad de nuestra energía para utilizarla en su propio territorio o venderla a precio de mercado a terceros países e inclusive al propio mercado argentino.

Equipo negociador
De cara al 2023 en Itaipú, la táctica es conocida por todos, el Gobierno Nacional debe conformar un equipo negociador, con profesionales de reconocida trayectoria e idoneidad y, por sobre todo, con especialistas honestos y patriotas, que se propongan como un sagrado deber con la patria, la recuperación de la soberanía energética nacional en esa central hidroeléctrica.